Páginas vistas en total

jueves, 6 de diciembre de 2012

Controlando bien el estrés la gente no se enferma


Estrés, mala alimentación y adicciones provocan infertilidad masculina
Estudioso de la UdeG buscará comercializar sustratos de plantas que tratan este problema



La infertilidad masculina es ocasionada sobre todo por estrés constante, las adicciones, una mala alimentación, incluso influyen algunos factores de tipo genético, señala el investigador del Instituto de Enfermedades Crónico Degenerativas de la Universidad de Guadalajara, Luis Huacuja Ruiz.
“El estrés para mí, es algo que tenemos que controlar. Yo digo que manejando puras emociones y controlando bien el estrés, la gente no se enferma, por eso el paciente crónico infértil, ha sido una persona que ha vivido un estrés crónico por años, por eso se destruye el espermatozoide”.
Mediante estudios en laboratorio y clínicos, el doctor en ciencias biomédicas adscrito al Centro Universitario de Ciencias de la Salud, ha probado que con sustratos de plantas, es posible revertir la infertilidad masculina, sufrida incluso por años, normaliza el semen y se logran embarazos espontáneos.

Normalizar la membrana de los espermatozoides
A partir de mezclas de plantas como romero, alcachofa y boldo, ha obtenido sustancias con las que “normaliza” la membrana de los espermatozoides, es decir, “la composición y estructura de la membrana queda corregida, por que estaba dañada, ese daño se llama peroxidación”.
Huacuja Ruiz recordó que en estudios realizados en el Hospital Civil de Guadalajara “Juan I. Menchaca”, en la década de los 90, analizaron las causas de la infertilidad del hombre. Trabajaron con 160 parejas. Además han detectado que el tratamiento con el sustrato es efectivo al 100 por ciento.
“Con el tiempo, el hombre ha bajado su densidad espermática. En 1928, están los registros, el hombre eyaculaba 110 o 120 millones de espermatozoides por mililitro. En función de tiempo, ahora lo que se eyacula son 30 o 40 millones por mililitro”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario